• Detengamos la minería en Colombia, vamos a perder el agua.
    La explotación de los recursos minerales dañan los ecosistemas, la fauna y atrozmente las fuentes hídricas de las cuales se alimenta la población. Ahora bien, si no las detenemos nuestra gente seguirá enferma y muriendo, mientras que las ganancias se irán del país para enriquecer las arcas de las multinacionales. Nuestro país es único en el mundo y gracias a ellos y a políticos desalmados e ignorantes, pronto perderemos nuestras riquezas.
    20 de 100 Firmas
    Creado por Julian Garcia
  • Legislación Ambiental Integral para Santa Anita
    Por la salud, el respeto y la sustentabilidad del planeta.
    9 de 100 Firmas
    Creado por Martin Miguel Jacob
  • Moscas y malos olores en veredas de Chia
    Hola, me llamo Diana y quiero contarles que es lamentable que los niños de los jardines infantiles y guarderías estén almorzando y los moscos estén en el plato y revoloteándoles encima, que respirar se haga casi imposible porque el olor es nauseabundo. ¿Y a los animales, quién los defiende? A estas aves en cautiverio siendo explotadas con la producción y sometidas al desaseo del lugar de confinamiento? Ya es hora que se ponga un alto en el camino a estos lugares y sean monitoreados para que no haya maltrato animal. Por favor fimen y compartan este reclamo. Gracias, Diana.
    20 de 100 Firmas
    Creado por Diana Daza
  • Recuperemos el humedal de Pueblo Esther
    Es un humedal natural, que al modificarlo, altera la flora y fauna del lugar y su incidencia en los humanos.
    7 de 100 Firmas
    Creado por castricini aldana
  • Espacios verdes en Gonzalez Catan
    Porque el crecimiento de la urbe está eliminando los arboles de la zona y disminuyendo los espacios verdes y el equilibrio natural.
    8 de 100 Firmas
    Creado por Leonardo Miranda
  • No contaminemos las calles con residuos.
    luchar por esta causa es muy importante ya que contribuiremos a el embellecimiento de nuestro municipio.
    4 de 100 Firmas
    Creado por Yury Daniela
  • Tu lugar, el mio y el de todos
    Para que podamos tener una ciudad mejor. Con talleres y demás, informando a la gente lo que hace la contaminación, así puede ayudar también.
    5 de 100 Firmas
    Creado por Guadalupe Gonzalez
  • Protección del arbolado público
    Huelga la justificación de toda acción que contribuya a la preservación de los árboles.
    3 de 100 Firmas
    Creado por Pablo Crimi
  • No a la poda indiscriminada de árboles en las plazas de la CABA
    Es importante para el medio ambiente y para la conservación de las especies.
    5 de 100 Firmas
    Creado por Gloria Otero Bortini
  • Tandil En Verde
    Es importante la destrucción de la metalúrgica por ser una fuente contaminadora para el medio ambiente y la plantación de árboles para generar más aire fresco y para que Tandil sea un lugar más verde.
    4 de 100 Firmas
    Creado por Fefe Saavedra
  • Arroyo del Rey, descontaminen
    Es una importante fuente de agua dulce que desemboca en el Paraná.
    3 de 100 Firmas
    Creado por Mirta Ortellado
  • Podar el árbol social hasta la muerte? NO
    Para que el árbol desarrolle más altura y eleve sus nutrientes y fuerza en toda la posibilidad de su especie, así las raíces se van hacia abajo y no se levantan las veredas y las baldosas (que tan caro cuesta colocarlas). Para que entre a la vereda la luz de los faroles de la calle y no se quede arriba oculta sin cumplir su finalidad: iluminarnos. Los transeúntes las necesitan para caminar de noche, es y da seguridad. Para que el árbol social nos beneficie, debemos darle el tratamiento social que se debe: consideración, respeto y amor a su naturaleza, es muy poquito digamos... Hoy cualquier operario que jamas recibió un simple curso de poda, lo hace y lo hace mal. Hace su trabajo a costa de nuestras vidas y la del árbol, ¡claro! Los árboles hablan de nosotros como sociedad, lo que nos pasa como cuerpo social, si hay gobiernos con represión se los corta y maltrata salvajemente, (recordar) se los quema también. Si no hay represión pero sí dejadez y desorden hay indolencia en la sociedad, se los abandona para que al primer temporal se produzcan accidentes. Ellos, viven con nosotros y no en el monte. Después, la cuadrilla con ferocidad los arranca a estos queridos centenarios, sin repararlos, si la sociedad es ordenada se pueden ver como en Barcelona, Madrid, París y otras ciudades europeas, llenas de arboles que están correctamente podados y da verdadero gusto. Por lo menos, nuestros electos gobernantes todos, deberían copiar las buenas cosas de países a donde ellos mismos viajan con nuestros dinerillos. Los árboles permiten sentarse a su pie, a los jóvenes y amigos, familias a estudiar, a tomar mate, a decirse cuanto se aman, a los mayores a descansar en sombra y abrigo y reflexionar. A los ancianos a recordar, a llevar a sus nietos. Abramos los pulmones que nos dan oxígeno, no envenenemos más con el cigarrillo de la ignorancia y la ignominia, digamosle adiós al mal trato social y gubernamental. De sus podas ordenadas y prudentes se pueden obtener, aserrín para hacer láminas aglomeradas, de sus ramas se pueden replantar, obtener leña, con el producido se paga a los obreros especializados en poda, e insumos necesarios para realizar la tarea, se pueden formar cooperativas de trabajo de 5 meses de abril-mayo a agosto y darle trabajo a los jardineros que capacita la escuela de la ciudad y otros. Y es tan bella la ciudad con árboles. Solo me pregunto ¿por qué? Porque no podemos ser normales en este país. Un árbol es nuestra historia, como aquel centenario árbol ciprés que acompañó mi niñez y mi adolescencia y estaba ubicado en la calle Del pecado en Av. Belgrano y B. de Yrigoyen, (donde estuvo la primer Plaza de toros) y ya no está más como tantos otros. Veo azorado desaparecer, morir en toda la ciudad, sin poder hacer nada, cuánta tristeza y cuánta impotencia. Apelo a la solidaridad de hacer un ley puntual sin ambigüedades y reglamentarla sin trampas, para que - el árbol social de - nuestra querida y maltratada ciudad de Buenos Aires, nave de nuestro corazones, con razones y sin razones. Al decir de la memorable Eladia Blázquez "Te declaro Buenos Aires mi ciudad....". Sr. Jefe de Gobierno: ¿Aún le queda sensibilidad, sensatez, prudencia? ¿O "los intereses creados" de Jacinto Benavente le han ido cambiando a un uso discrecional del poder publico que a Ud. se le ha concedido por el voto democrático? Será predicar en el desierto o deberé morir como Cristo en el intento? Atte. Don Segundo Sombra
    5 de 100 Firmas
    Creado por Pablo Penayo